Lemas de OA

Elabora planes, no los resultados

Esta es la esencia de soltar riendas, del no controlar, del ser impotente ante mi vida. Antes yo siempre pensaba para mis adentros como un sueño infantil que quería ser guapo, rico, famoso y tener una pareja guapísima. Quería el éxito. Pero era realista, me decía para mí, eso me pasara en unos 5 años. Mientras tanto me daba permiso para comer todo lo que quisiera. Sin embargo, en la laguna de tiempo que había entre mi presente de entonces y ese margen de tiempo de 5 años que me daba, no planeaba nada. ES decir, que sabía lo que quería, pero no sabía como lograrlo. Se lo exigía a la vida, simple y llanamente. Y creía infantilmente que yo me lo merecía puesto que había sufrido mucho y ya era hora de dejar de sufrir. Creo que yo padecía cierto grado de miopía no era capaz de diferenciar cerca y lejos a nivel emocional en mi vida. Así con el trascurrir de los años y ver que las cosas no cambiaban la frustración y el dolor era tal que seguía revolcándome en la comida como falsa manera de mitigar el dolor, pero lo que hacia era agrandarlo aun mas. Comiendo como comía, no solo me destruía a mi mismo a un mas, mi autoestima, si no que daba pasitos pequeños hacía la muerte de manos de una obesidad extrema producida por la compulsión por la comida. Gracias a Oa, he aprendido a reprogramar mi mente. A pensar en hoy. Me han enseñado a plantearme la pregunta de ¿Qué puedes hacer hoy para que ese futuro que quieres para mañana se cumpla un poco más hoy día? Ahora se que mi mañana es una pizarra en blanco, y que pensar sobre el es hipotecarlo. Por que la vida es demasiado extensa, hay demasiados factores en juego: personas, dinero, trabajo, ajenos a mi, que yo no puedo controlar. Pero sin embargo si puedo controlar mi yo mismo de hoy día. Así que actúo como si hoy fuera un poquito más feliz, pasito a pasito, pienso como me comportaría si fuera feliz, y disfruto de las pequeñas cosas y de las pequeñas victorias. Pienso en lo que puedo hacer hoy para mejorar mi situación estas 24 horas. Y así, día a día, cada jornada va siendo mejor que la anterior. Yo hago mi parte, los resultados se los dejo a dios. Yo pienso voy a hacer esto, esto, y esto, y lo que resulte no esta en mis manos, el resultado no controlo, son una serie de factores que dependen de otras personas, de coincidencias, del engranaje que es la vida tras el que se esconde mi poder superior.